Station of the Cross VIII

station-8

 

On the path to Calvary, the Lord meets the women of Jerusalem. These women are weeping at the Lord’s sufferings as if it were suffering without hope. All they can see in the Cross is the wood, sign of a curse (cf. Dt 21:23), whereas the Lord chose it as a means of Redemption and Salvation.

In the Passion and Crucifixion, Jesus gives his life as a ransom for many. Thus he gave relief to those who were oppressed under the yoke and he consoled the afflicted. He wiped away the tears of the women of Jerusalem and opened their eyes to Paschal truth.

Our world is full of afflicted mothers, of women whose dignity has been wounded, abused by discrimination, injustice and suffering (cf. Ecclesia in Medio Oriente, 60). O suffering Christ, be their peace and be a balm to their wounds.


Versión en Español

En el camino al Calvario, el Señor se encuentra con las mujeres de Jerusalén. Estas mujeres lloran por los sufrimientos del Señor como si sufriera sin esperanza. Todo lo que pueden ver en la Cruz es el bosque, signo de una maldición (cf. Dt 21:23), mientras que el Señor lo eligió como un medio de Redención y Salvación.

En la Pasión y la crucifixión, Jesús da su vida como rescate por muchos. Así dio alivio a los oprimidos bajo el yugo y consoló a los afligidos. Se secó las lágrimas de las mujeres de Jerusalén y abrió los ojos a la verdad pascual.

Nuestro mundo está lleno de madres afligidas, de mujeres cuya dignidad ha sido herida, maltratada por la discriminación, la injusticia y el sufrimiento (cf. Ecclesia in Medio Oriente, 60). Oh Cristo sufriente, sé su paz y sé un bálsamo para sus heridas.